Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Las monedas virtuales amenazan con desestabilizar la economía china

Al banco central del gigante de Asia, que con el enorme superávit que tiene no sabe qué ingeniar para controlar el yuan, le ha salido una nueva fuente de preocupaciones: las populares divisas virtuales, que amenazan con desestabilizar la moneda china.

En un país donde tanto solicitar una tarjeta de crédito como intentar pagar con ella puede convertirse en una auténtica odisea, las divisas virtuales han prendido como la pólvora, especialmente entre los jóvenes, el núcleo principal de una masa de internautas que ya supera los 137 millones.

El dinero virtual, que se puede comprar con tarjetas telefónicas o a través de las páginas web de los portales que las emiten, se ha convertido en una sencilla forma de irse de compras por el ciberespacio, algo cada vez más común en China.

Sin embargo, desde que los creadores del exitoso chat QQ, Tencent, comenzaran a "acuñar" su moneda ficticia, el 'Q', las autoridades económicas chinas no pegan ojo, expectantes ante los efectos económicos que puedan tener que los 220 millones de usuarios del chat decidan vaciar sus bolsillos en los mundos virtuales.

Y, sobre todo, las consecuencias reales de una posible quiebra de este tipo de empresas, que no cuentan con los mecanismos de control que se imponen a los bancos. El 'Q' sólo existe en el ciberespacio, y puede comprarse en la página web de Tencent, para lo que cada usuario (real) abre una cuenta (virtual), en un banco (también virtual) de la compañía, pero que paga con dinero contante y sonante al precio de un yuan (13 centavos de dólar, 10 céntimos de euro) cada 'Q'.

Sin embargo, el éxito de la "moneda", que comenzó a emitirse para que los usuarios del portal pudieran comprar productos virtuales como tarjetas de felicitación o ropa, armas y accesorios para los juegos on-line, ha sobrepasado las expectativas de sus creadores a los que, literalmente, se les ha escapado de las manos.

Usos variados de la moneda

En la libre inmensidad del ciberespacio, las reglas del "laisser faire, laisser passer" son la orden del día y la "divisa" ha comenzado a fluctuar libremente. Muchos internautas han comenzado a pagar con monedas 'Q' cuando comercian entre ellos o compran artículos de otras páginas web, como es el caso del e-Bay chino, Taobao, al que Tencent denunció el año pasado por permitir que sus usuarios compraran y vendieran con esta moneda.

Para más, algunos operadores de Internet han comenzado a cobrar parte de su sueldo en 'Q' . Y peor aún: algunos sitios web han comenzado a ejercer de casas de cambio ilegales, intercambiando divisa virtual, generalmente robada, por dinero de verdad, para el espanto del banco central.

La preocupación de las autoridades no es gratuita, teniendo en cuenta la extensa canasta de "divisas" que ha aparecido en Internet. Sina.com, uno de los portales más visitados de China, tiene su propio dinero, el 'U', Netease tiene las monedas 'POPO' y el buscador Baidu, más popular que Google en China, también "emite" su propia divisa.

Con todo este batiburrillo de monedas y dado el rápido crecimiento que el comercio electrónico está experimentando en China, existe la posibilidad de que las divisas virtuales sean aceptadas en cada vez más tiendas on-line y suplanten al yuan como medio de pago por Internet.

Nadie puede predecir si el dinero virtual llegará a amenazar el estatus del yuan como única divisa china pero, por si acaso, Pekín se ha puesto manos a la obra con la redacción de una normativa, que regulará las monedas virtuales y de la que aún se sabe poco.

El gobierno teme especialmente que se utilice para blanquear dinero, según señaló un portavoz del Banco Popular de China (central). Y es que incluso en los mundos virtuales, los cacos siguen siendo muy reales.

Fuente: La Vanguardia
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Supra Vaider High -

Fortune never helps the man whose courage fails.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres