Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Baring: un ejemplo de mala gestión del riesgo

Baring perdió 1.200 millones en un mes y quebró. El risk management es uno de los pilares de la gestión financiera. Muchas espectaculares quiebras bancarias se habrían evitado con su buena aplicación.

Inglaterra, febrero de 1995: el banco inglés Baring quiebra como resultado de tremendas pérdidas en sus posiciones de futuro del índice de acciones japonesas. El ejecutivo Nick Leeson había comprado ocho mil millones de dólares en futuros, apostando al alza del índice Nikkei de la bolsa de Tokio. Pero el índice se desplomó, en parte por el terremoto de Kobe. En sólo un mes, Baring perdió 1.200 millones de dólares y terminó en la quiebra.

Septiembre de 1995: un incidente similar ocurrió en la sucursal neoyorkina del banco japonés Daiwa. El responsable fue Toshihide Iguchi quien perdió 1.100 millones de dólares especulando con bonos. Si bien el banco Daiwa (décimo de Japón) no quebró, perdió los beneficios de todo un año.

Como demuestran estos ejemplos, el riesgo es omnipresente en la vida empresarial. Y las grandes empresas comerciales (con los bancos a la cabeza), están cada día más atentas a los riesgos que asumen en todas sus operaciones. Incluso, han establecido puestos gerenciales que informan de los riesgos al directorio y colaboran con el resto de las áreas de la organización.

Particularmente, entre otros, los bancos asumen tres tipos de riesgos comunes:

1) Riesgo de mercado

El riesgo de mercado puede definirse como la incertidumbre sobre los beneficios resultantes de cambios en las condiciones de mercado tales como el precio de un activo, tasas de interés, volatilidad del mercado y su liquidez.

Este riesgo surge cuando un banco se dedica activamente al comercio de activos, deudas y derivados en lugar de tenerlos para inversiones a largo plazo, como fondeo o cobertura.

En los Estados Unidos grandes intermediarios financieros como Merrill Lynch, Salomon Brothers y J.P. Morgan han sufrido fuertes pérdidas en estas actividades lo que ha generado preocupación entre reguladores y analistas.

Para lidiar con estas situaciones, estos grandes bancos han adoptado una serie de medidas para identificar, medir y controlar riesgos de mercado. J.P.Morgan, por ejemplo, elaboró el conocido modelo "Risk Metrics" para medir cuánto puede potencialmente perder si las condiciones del mercado se movieran de manera adversa en todas sus posiciones y en todas sus sucursales. El objetivo: reducir a un número toda la información de la institución sobre sus riesgos de mercado.

2) Riesgo de crédito

El riesgo de crédito surge de la posibilidad de que los préstamos otorgados por el banco puedan no ser pagados en tiempo y forma.

Para enfrentar este riesgo, Credit Suisse Financial Product (CSFP) desarrolló un modelo llamado Credit Risk + que aconseja los montos a previsionar para minimizar el riesgo de crédito. En 1997, J.P. Morgan introdujo su modelo "Credit Metrics" donde se pregunta: "¿Si el próximo período es malo, cuanto voy a perder en mi portafolio debido al riesgo crediticio?"

3) Riesgo operativo

De los diferentes tipos de riesgos que enfrentan bancos y empresas, el riesgo operativo se encuentra entre los más devastadores y difíciles de anticipar. Su aparición puede resultar en un dramático colapso en el valor de la firma.

El espectacular colapso de Barings en 1995, el ataque terrorista en el World Trade Center, los 691 millones de pérdidas por fraudes que reportó el Allied Irish Bank en 2002 y la gran falla eléctrica que afectó a 50 millones de personas en el noreste de los Estados Unidos y Canadá en agosto de 2003 son casos concretos, pero muy diferentes, de riesgo operativo.

Bancos y empresas están estableciendo posiciones de gerencia para manejar estos riesgos resultantes de inadecuados o fallidos procesos internos (ya sea de las personas o de los sistemas) o debido a eventos externos. Típicamente son errores en el procesamiento de transacciones, fallas en los sistemas informáticos, robo y fraude, juicios y actividades, de empleados o terceros, que lleven a pérdidas o daños en los activos.

Estos tres son los principales riesgos identificados por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea que representa a los Bancos Centrales de Alemania, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Suecia y Suiza. El comité fue establecido en 1974 y se reúne cuatro veces al año para desarrollar estándares de supervisión bancaria y guías de mejores prácticas para los sistemas bancarios nacionales.

En junio de 1999, el Comité lanzó una propuesta para un Nuevo Marco de Adecuación de Capital conocido como Basilea II. Los tres pilares del control bancario son, según Basilea II; la adecuación de capital por riesgo de mercado, de crédito y operativo; la supervisión bancaria por parte del Banco Central del país en cuestión y la disciplina de mercado. Esto dio un impulso notable a la elaboración de modelos para medir riesgo operativo, los cuales están en constante desarrollo.

Para aprender sobre riesgo operativo, ver, por ejemplo, entre otros muchos:

Christopher Marshall, "Measuring and Managing Operational Risks in Financial Institutions: Tools, Techniques and Other Resources", Wiley Finance, Singapore, 2001; Nigel Da Costa Lewis, "Operational Risk with Excel and VBA: Applied Statistical Methods for Risk Management", Wiley Finance, Hoboken, New Jersey, 2004 y Ellen Davis (ed.), "The Advanced Measurement Approach to Operational Risk", Risk Books, London, 2006

Dr. Marcelo Pedro Dabós, Fundador y ex Director del Posgrado en Finanzas y ex Director del Departamento de Economía de la Universidad de San Andrés. El autor es Ph.D. en Economía de la Universidad de Chicago
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Jordan 11 -

My ceaseless ceaseless effort learns adamancy, can you handhold belong to me?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres