Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Venezuela comienza a apretar a países andinos

Venezuela quiere agudizar sus controles a mercancías para evitar que el TLC de Perú y Colombia con E.U. facilite ‘triangular’ productos. Por un momento difícil atraviesan las negociaciones de los países andinos con Venezuela.

Este proceso, que comenzó formalmente el pasado 16 de noviembre, luego de una serie de acercamientos promovidos por los países andinos tras el retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones, CAN, ha resultado más complicado de lo que gobiernos y negociadores esperaban.

El tema de fondo es que mientras Venezuela busca asumir menos compromisos de los que tenía cuando era miembro de la CAN, los andinos esperan obtener garantías para su comercio, inversiones y servicios, de tal manera que no se afecte el intercambio.

Colombia es el país que mayor interés tiene en lograr un acuerdo sólido, pues al mismo tiempo tiene en Venezuela a su principal socio comercial de la subregión. Pero también existe un gran interés por parte de Perú y Ecuador, que no se resignan a perder este mercado en momentos en que el crecimiento del consumo lo hace muy atractivo para sus socios.

Esto ha hecho que la posición de los negociadores venezolanos sea 'retrechera' según han comentado algunos empresarios que siguen de cerca esta negociación y que temen por el resultado final, que podría conocerse el miércoles de la próxima semana.

Venezuela tiene reparos en temas que van desde las normas de origen hasta el sistema de solución de controversias, las condiciones sanitarias y fitosanitarias, normas y obstáculos técnicos al comercio y salvaguardias.

La instrucción de los negociadores venezolanos es clara: quieren un acuerdo sin zona de libre comercio y con condiciones más parecidas a otros tratados que tienen menor nivel de cohesión, como Aladi.

Incluso, han pedido en la mesa de negociación que se revise el término de los cinco años para mantener el libre comercio tal como lo contempla el artículo 135 de la CAN, un asunto en el que los demás países no quieren hacer ningún tipo de concesiones.

Pero, mientras algunos analistas creen que es necesario mantener cierta comprensión frente al resultado de las negociaciones, los gobiernos han insistido en un lenguaje diplomático menor ambición-, frente a lo que sus negociadores logren, pues al fin y al cabo Venezuela quiere poner tierra de por medio frente a este acuerdo de asociación ya que su interés se concentra en Mercosur.

Aunque oficialmente la CAN y los gobiernos de los países andinos han insistido en la 'cordialidad' y el 'entendimiento' que han mantenido durante las reuniones, tras bambalinas el ambiente es más bien pesado e incluso hostil, según han comentado en privado algunos negociadores.

De hecho, las quejas sobre la escasa voluntad política de la ministra de Comercio de Venezuela, Cristina Iglesias, van en aumento pues a pesar de las múltiples cartas y solicitudes que los ministros andinos y los empresarios de la región han enviado para buscar un mayor acercamiento, la funcionaria nunca ha respondido.

El viceministro de Comercio de Colombia, Eduardo Muñoz, insistió en que el proceso va por buen camino aunque reconoció que Venezuela quiere que se eliminen normas de la CAN en razón a que se está haciendo un nuevo acuerdo.

"Buscan (los venezolanos) que se creen unas nuevas normas que pueden tener el espíritu de las que operaban en la CAN, pero no tienen interés que parezcan decisiones o normas de la CAN", sostuvo Muñoz.

Frente al escaso tiempo que existe para llegar a un acuerdo, como está previsto, el próximo 13 de diciembre, el viceministro se mostró confiado en que se logre. "En casi todos los temas hay avances y quizá lo que haya es una cláusula evolutiva", es decir que el tema no se cierra sino que se pueda mirar más adelante, según confirmó el viceministro.

SOLUCION DE CONTROVERSIAS, LA PAPA CALIENTE

La definición de un sistema de solución de controversias en la Comunidad Andina tomó varios lustros y es uno de los que mejores condiciones contempla. Sin embargo, este no es el que pretende negociar Venezuela, que ha dicho abiertamente que si no llega a un acuerdo con los andinos en este tema, debería acogerse el sistema de la OMC. Los venezolanos no quieren un sistema que tenga un ámbito jurídico, sino simplemente político, lo que dejaría sin efecto las reclamaciones que pudieran surgir en materia comercial. Al parecer, el sistema de solución de controversias que se adoptaría sería el de Aladi. Portafolio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres