Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Quejas de Chávez marcan cierre de Cumbre

Con la evidente molestia de Hugo Chávez, porque no se acogieron todos sus planteamientos, cerró ayer por la tarde la Cumbre Sudamericana de Naciones con la firma de la Declaración de Cochabamba, la que aprobaron los mandatarios sudamericanos, que buscaban avanzar en la integración regional.

Chávez estaba airado, y lo hizo ver en su intervención final -cuando se trenzó en una discusión con Lula en la que también intervino la Presidenta Michelle Bachelet-, porque la declaración no incorporó su propuesta de crear una estructura permanente para la comunidad sudamericana.

"Sin estructura ¿cómo caminamos?, ¿para cuándo vamos a dejarlo?", se preguntó el venezolano.

En vez de eso, los presidentes accedieron a instalar una secretaría pro témpore, con sede por un año en Brasil, y crear una "Comisión de Altos Funcionarios", que deberá encargarse de la implementación de las decisiones de las cumbres y la coordinación de las iniciativas que vayan surgiendo.

Esto a Chávez tampoco le gustó, pues él quería establecer una comisión permanente al estilo de la Unión Europea en el más breve plazo. Lo que pretendía -dijo- para "vencer la inercia" era "crear un grupo de choque de presidentes, que seamos responsables de la marcha de todo esto (el proceso integrador), que le demos forma y después vengamos a darles cuenta a nuestros colegas".

Chile, que llegó a Cochabamba decidido a evitar la formación de bloques antagónicos y con la intención de no crear estructuras rígidas, obtuvo un rotundo éxito en este último objetivo, pero no en el primero. Estaban claras las divergencias entre los países que defendían el libre comercio y los TLC, y quienes los demonizaban.

Otro tema en que Chile tenía especial interés era que en la declaración que firmaran los presidentes se hiciera explícita aceptación de una diversidad de modelos de desarrollo para los distintos países. Algo que también se logró.

El texto aprobado habla de "modelo de integración pluralista, en medio de la diversidad y las diferencias, reconociendo las distintas concepciones políticas e ideológicas que corresponden a la pluralidad democrática".

Pero el "sello propio" -en palabras del canciller Alejandro Foxley- que Chile quiso dejar en la cumbre lo puso en claro la Presidenta Bachelet en su intervención final.

Bachelet propuso que las reuniones sean un espacio para discutir "con pluralismo" el tipo de modelo de desarrollo que se quiere para la región. Ahí, dijo, se pueden intercambiar ideas y dar a conocer experiencias exitosas en cuanto a políticas sociales para terminar con el problema de la exclusión social.

"Para mi gobierno el tema de la inclusión social es fundamental, y no sólo por la distribución de ingreso, sino en temas de género, de desigualdad territorial, etc.", aseguró. Y aprovechó de quejarse: "Incluso la derecha en mi país me acusó de que yo no le daba importancia a la economía, sino sólo a la protección social".

"Observatorio"

Pero, al mismo tiempo, la Presidenta fue categórica en señalar que "no hay desarrollo social si no hay crecimiento económico", enfatizando que deben ir juntos.

"Como médico uno tiene tendencia a mirar sólo lo social, pero he aprendido que necesitamos que nuestras economías florezcan. Cuando hablamos de que queremos países incluyentes no es sólo que florezcan los grandes empresarios; los pequeños y medianos empresarios son los que generan más empleo y necesitamos apoyarlos".

La propuesta de la Presidenta, según Foxley, es "crear un observatorio para ver cuánto avanza cada país para reducir la exclusión social y también crear un fondo de desarrollo social incluyente, en el que los países participen con organismos multilaterales para reducir desigualdades, atacar la pobreza y avanzar en términos de calidad de la educación, salud", entre otras.

A juicio de Foxley, hay países que tienen reticencia al libre comercio. "Incluso no les gusta la palabra. Lo que afirmamos con Brasil es que tenemos que aceptar la diversidad de enfoques, pero al mismo tiempo trabajar para insertar nuestra economía en el mundo a través del libre comercio. No nos vamos a sentir inhibidos ni un solo minuto para continuar la marcha, para profundizar el mismo camino".

Una coincidencia que no sólo se dio con Lula, sino también con el Presidente peruano, Alan García, quien defendió los tratados de libre comercio. "Necesitamos irremediablemente acuerdos de libre comercio que nos abran nuevos mercados", y eso no es traicionar la integración, señaló.

En su discurso final, haciendo gala del estilo que lo caracteriza, García recordó que en los 80 él defendía la moratoria de la deuda externa, y que con el tiempo se ha convencido de que ése no es el camino para el desarrollo.

Alan y Chávez se reconcilian

Tras meses de distanciamiento diplomático, el Presidente peruano, Alan García, y su colega venezolano, Hugo Chávez, dieron ayer por superado el impasse que derivó en el retiro mutuo de embajadores. Durante la campaña presidencial peruana de este año, Chávez fue acusado de injerencia por su apoyo al rival de García, Ollanta Humala. Más tarde, el venezolano calificaría a Alan de "ladrón de siete suelas".

Ahora "hay una buena relación, hay una buena química, los dos tenemos un sentido social", aseguró García.

El acuerdo

Al cierre de la II Cumbre Sudamericana, los presidentes acordaron ayer profundizar la integración y avanzar en un diálogo político que permita "favorecer un desarrollo más equitativo e integral de América del Sur".

La "Declaración de Cochabamba", firmada por los ocho mandatarios presentes, mantiene como principios rectores la solidaridad y la búsqueda de equidad, reducción de asimetrías, el respeto a la integridad territorial y autodeterminación de los pueblos.

En la declaración también se plantean temas como la superación de las asimetrías, un "nuevo contrato social sudamericano", la integración energética y financiera, la infraestructura para la interconexión de los pueblos y la migración.

Michelle Bachelet, Presidenta de Chile: "La globalización es como el dios Jano, que tiene dos caras: una cara de efectos muy negativos, incluso destructivos, pero también tiene otra cara, la de las oportunidades históricas aprovechables en condiciones como las nuestras".

Hugo Chávez, Presidente de Venezuela:"Para mí, la globalización no es un hecho, es un desastre. No es sino la más acabada tesis del imperialismo unipolar, es cosa del pasado".

TAMARA AVETIKIAN y NELLY YÁÑEZ
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

seguros -

Hugo Chávez pierde “su” referendum

Hugo Chávez ha aceptado los resultados oficiales y ha dado las gracias al pueblo en directo por televisión. La tensión ha sido máxima por la espera. El Gobierno se encargó de filtrar sondeos en los que el Sí ganaba por un estrecho margen, pero finalmente el No ha ganado.

El triunfo del No evita, de momento los planes de Chávez. Entre ellos el presidente pretendía instaurar un sistema socialista que cambiará 69 de los 350 artículos de la constitución venezolana actual. Un cambio que iba a modificar todas las estructuras del país otorgando poderes casi ilimitados a Hugo Chávez, además de mantenerlo en el poder de forma vitalicia. Pero el No ha ganado en Venezuela.

Es de destacar el importante papel que han jugado los estudiantes frente a unos partidos de la oposición totalmente narcotizados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres