Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

El hombre de Neandertal comparte con el moderno el 99,5% de la información genética

Un grupo de científicos de Alemania llegó a esta conclusión tras estudiar la secuencia del genoma de esta especie homínida. De qué sirve esta experiencia y hacia dónde conduce la evolución del hombre de la actualidad.

El camino evolutivo del hombre sigue su rumbo, como el de todas las especies que pueblan el mundo. Sin embargo, otro grupo de Homos ya se encuentra extinto desde hace miles de años: los Neandertal. Esta especie que se creía eslabón de la cadena evolutiva del hombre moderno, ahora aparece como una especie que coexistió con sus parientes cercanos. Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), secuenció un millón de letras del genoma de esta especie de homínidos. ¿El resultado? Compartimos el 99,5% de la información genética.

Pero para los no entendidos este número puede que sea insignificante... ¿qué expresa realmente? "Cada uno de nosotros tenemos características diferentes en nuestra información genética y es ella la que nos permite identificar individuos. Cuanto más alejado evolutivamente sea un individuo tanto mayor será el nivel de diferencias de la información genética que exhibe. Dentro del grupo de grandes monos al cual pertenecemos, el más próximo es el chimpancé, con el que compartimos el 99% de la información genética. Por lo tanto tenemos mucho de parecido, pero ese 1% marca la enorme diferencia que existe. Más que una diferencia del tipo cuantitativa es una diferencia cualitativa", explica el doctor Daniel Corach, Director del servicio de huellas digitales genéticas y profesor en la cátedra de Genética y Biología Molecular en la UBA.

Con las nuevas investigaciones se pudo demostrar que no se trataba de una sucesión de especies, sino que ambos poseían el mismo ancestro y probablemente convivieron en un espacio común. A partir de la información genética se puede confirmar que probablemente estas dos formas humanas coexistieron y que además eran las dos hábiles: los dos usaban herramientas. El nivel evolutivo de ambos fue bastante elevado, pero hubo diferencias claras que se ven reflejadas en un cierto grado de diferencias genéticas. Una de las conclusiones del estudio fue que la separación de la secuencia genética entre los humanos modernos y los neandertales tuvo lugar hace aproximadamente 516.000 años, mucho más cercana a la discrepancia con el ADN chimpancé, producida hace 6,5 millones de años.

De pasado -y presente- cercano a los monos, el ADN humano muta constantemente, tanto que últimamente se vislumbraba la posibilidad de la desaparición del cromosoma 'Y'. Corach habla de ubicarse en el tiempo cuando se menciona este tema, ya que "el cromosoma 'Y' es una forma derivada del cromosoma 'X'. El proceso de modificación que conduce desde la evolutivo de transformación de un X a un 'Y' tiene un inicio hace 300 millones de años". Prosigue: "Esto es mucho antes de que surgiera el hombre actual -tiene alrededor de 200 mil años de antigüedad-. Esa alteración conduce a una pérdida de 1500 genes en el cromosoma 'X' a aproximadamente 100 genes en el cromosoma masculino. Recientemente el MIT hizo una evaluación de cuánto llevaría a la desaparición del cromosoma 'Y' (característicos en todos los machos mamíferos) y se supone que si el proceso de degradación se mantiene constante, probablemente en 15 millones de años el cromosoma 'Y' se vería muy modificado hasta considerarse desaparecido". Sin embargo, el doctor concluye con una pregunta: "¿Podemos vivir 15 millones de años como especie? Yo creo que no". ¿Será que correremos la misma suerte de nuestros hermanos?

Por Fabricio Soza, Clarín.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres