Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

El corazón de Bolivia llora: 2 muertos y 200 heridos

La primera batalla de clases sociales sucedió ayer en Cochabamba y tuvo un desenlace fatal: dos muertos y 200 heridos, según el último reporte oficial.

Y como en la novela de García Márquez, todo fue como la crónica de una muerte anunciada porque un día antes se hizo un ‘ensayo’ de lo que iba a pasar. Aún así, las autoridades políticas que tenían la obligación de detener el enfrentamiento no hicieron mucho, pues tanto el prefecto Manfred Reyes Villa como el Gobierno a través del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, optaron por lo más práctico: echarse la culpa mutuamente del fracaso de las negociaciones.

Ahora, Cochabamba llora y se lamenta de la desgracia, pero también se prepara para una nueva arremetida porque como lo predijo el diputado masista Iván Canelas, los campesinos cocaleros y sus aliados, que conforman uno de los bandos, son militantes a cartón lleno cuando se trata de conseguir un objetivo que consideran justo, y presionan hasta el final.

Por eso, no se descarta que hoy la violencia traiga más consecuencias dramáticas porque se anuncia la llegada de ‘refuerzos’ del sector de los grupos afines al MAS que buscarán vengar a sus hermanos caídos.

Del otro lado están los llamados ciudadanos cívicos o defensores de la institucionalidad que demandan respeto a la gestión prefectural y tranquilidad para desempeñar sus labores cotidianas. En su gran mayoría son personas de clase media y alta que habitan la zona residencial de la ciudad ubicada en el lado norte.

Salieron a protestar por estar cansados del sitiaje al que los sometieron los cocaleros desde el pasado lunes cuando llegaron para iniciar la presión en contra del prefecto, impidiendo el tránsito en el centro de la ciudad, como también en las carreteras.

Ambos sectores iniciaron acusaciones mediáticas de tinte político pero también de corte clasista e incluso racista.

Los ánimos estaban caldeados el miércoles, cuando los citadinos a través de sus improvisados representantes conminaron a los cocaleros a volver a sus lugares de origen porque si no los iban a sacar a patadas, pese a que los dirigentes cívicos se cansaron de llamarles a la cordura y decir que la contramarcha era pacífica.

Las intenciones quedaron cortas y el resultado es conocido. Quedó la rabia.

Minuto a minuto

10:30: Cocaleros y regantes llegan a la zona central y sus calles adyacentes.
11:00: Otro grupo de campesinos van a El Prado para tomar la plaza de las Banderas y el puente Cala Cala.
14:30: Decenas de gente de la zona norte se empiezan a reunir en la plaza Quintanilla. Era la marcha de la paz, que congregó a más de 10.000 personas.
16:00: Una barricada policial frena la marcha en la calle Juan de la Rosa.
16:20: Se rompe el cerco policial y la masa avanza en busca de los cocaleros. Aquí es donde cae la primera víctima, Nicómedes Gutiérrez (45).
17:00: La Policía gasifica a los manifestantes y logra parar las peleas. Media hora después los enfrentamientos se reinician y se reporta la muerte de Cristhian Uresti Ferrel.
19:00: Militares y policías detienen los enfrentamientos. Cochabamba recobra una aparente calma.

Gustavo Ondarza. Cochabamba
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres