Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Claroscuros del modelo danés

Por primera vez el actual gobierno se abre a discutir sobre flexibilidad laboral y lo hace con una fuerte señal, al enviar una delegación encabezada por el ministro Andrés Velasco a estudiar la exitosa experiencia de Dinamarca. Replicar este modelo en Chile es difícil: nuestra carga tributaria es un tercio de la danesa y las relaciones entre empresarios y trabajadores se rigen por la lógica del conflicto y no de la colaboración, como en el país europeo.

Esta semana la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal agrupación sindical del país, amenazó con detener cualquier intento de flexibilización laboral mediante paralizaciones. Contó con el apoyo de parlamentarios socialistas, como el senador Jaime Naranjo, que cuestionó la utilidad del viaje que está semana emprendió una delegación encabezada por el ministro de Hacienda Andrés Velasco, para conocer la exitosa experiencia en esta materia de Dinamarca.

Esta falta de disposición al diálogo será probablemente la principal dificultad que enfrentará el Gobierno para introducir soluciones novedosas para bajar el alto desempleo. La otra, es la división que existe dentro del propio gabinete en torno a estos temas.

La realidad de Dinamarca dista bastante de la chilena. Ellos gozan de una larga tradición de diálogo entre empresarios y trabajadores: ya en 1899 fueron capaces de firmar un pacto que reconoce a los primeros la facultad de gerenciar el empleo y, a los sindicatos, la representación y defensa de los derechos de los asalariados.

Con este antecedente, no extraña que un siglo después se hayan puesto de acuerdo en impulsar un modelo que reduce la estabilidad laboral, pero asegura los ingresos. Los logros en reducción del desempleo han sido tan notables, que varios países del mundo están estudiando la experiencia.

¿ Qué es la flexiguridad?

En 1993 el desempleo en Dinamarca superaba el 12%. Esto llevó al entonces ministro de Finanzas, Mogens Lykketoft, a introducir los cambios que hoy dan vida al modelo de "flexiguridad", que se basa en tres pilares. El primero, la flexibilidad laboral, que facilita la contratación y despido. "Un empleado puede ser desvinculado con poco tiempo de aviso. En otros países europeos la legislación dificulta o impide el despido, exige dar aviso con mucha anticipación o pagar grandes indemnizaciones", explicó a El Mercurio Bo Smith, subsecretario del Trabajo del país europeo y una de las autoridades que se reunió con la delegación chilena esta semana.

Por otro lado, el empleado está protegido por un seguro que cubre por un máximo de cuatro años hasta el 90% de su salario anterior. A medida que aumenta el nivel de ingresos, el porcentaje va disminuyendo, porque la cobertura tiene un tope de US$ 30.200 al año.

Pero el sistema impone también obligaciones a los asalariados: deben mantenerse activos en la búsqueda de empleo y, si no lo encuentran, someterse a capacitación para reconvertirse hacia aquellas áreas donde existe mayor demanda de trabajadores.

¿Cuál fue el impacto?

El desempleo en Dinamarca es 3,7%, uno de los más bajos de Europa y la mitad que en Chile.

Otro aspecto notable es que, pese a que la flexibilidad del modelo implica que un tercio de los daneses cambia de trabajo cada año, encuestas realizadas por la OCDE destacan la alta percepción de seguridad laboral en ese país.

¿Quién paga el costo?

El seguro de desempleo lo financian en 20% los empleadores y en 80% el fisco. Esto y los otros aspectos de la política de empleo demandan el equivalente al 4 a 5% del PIB de Dinamarca.

Para sostener este fuerte gasto social, el gobierno danés recauda a través de impuestos el 49% del PIB nacional. "Junto con Suecia, tenemos la mayor carga tributaria del mundo", confiesa Smith, cuyo gobierno está estudiando la conveniencia de moderar esto.

El envejecimiento de la población y la inmigración ponen también en entredicho la duración del sistema. Frente al primer problema, la solución prevista es persuadir a los daneses de jubilar cada vez más tarde. Al mismo tiempo, se anima a los jóvenes a empezar a trabajar cuanto antes. A los extranjeros, en tanto, se les han reducido los beneficios sociales entre 30 y 40%, para estimularlos a encontrar ocupación.

El experto en políticas de empleo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Gerhard Reinecke, agrega que este modelo "puede dificultar los esfuerzos de capacitación y de aumento de la productividad, al generar lazos laborales menos duraderos".

¿Por qué el gobierno se interesó en esta experiencia?

El asesor de Hacienda Alejandro Micco, quien integra la delegación de visita en Dinamarca, cuenta que los ministerios de Hacienda y Trabajo se interesaron en el modelo danés por su capacidad para generar empleo, integrar a las mujeres al mercado laboral -alcanzando una participación de 75%- y reducir el desempleo juvenil.

Segundo, por su capacidad de adaptarse a la fuerte competencia por parte primero del Asia-Pacífico, luego de Europa del Este y, más recientemente, de India, prestando servicios a distancia. "La economía danesa ha mostrado una agilidad admirable para mover empleos de los sectores declinantes a los emergentes, sin reducir los salarios y con una alta percepción de seguridad por parte de los trabajadores", explica Micco.

En tercer lugar, al gobierno chileno lo sorprendió el fuerte consenso de que goza el sistema. Micco explica que los trabajadores han acordado mantener pocas restricciones para proteger sus puestos laborales bajo el compromiso de que la sociedad en su conjunto les otorgue seguridad en su transición de un trabajo a otro.

Para conocer en terreno cómo funciona la "flexiguridad", organizaron esta gira en la que originalmente participaría también el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, en la que pretendía ser una fuerte señal de unidad y coordinación entre dos autoridades que se situaron en veredas opuestas en la ley de subcontratación, la anterior discusión laboral.

Andrade no se subió finalmente al avión por motivos personales, enviando en su representación a Cristián Pumarino, su asesor en legislación laboral. Pero lo cierto es que la disposición del ministro ya no sería tan positiva frente a este tema: le habría molestado que Velasco revelara en Enade que estaban estudiando el modelo danés sin consultar su opinión. Eso explica sus declaraciones de esta semana, descartando que la flexibilidad esté dentro del programa de empleo que le encargó la Presidenta.

¿Cómo se financiaría?

"Chile ya tiene un sistema de seguro de desempleo que está plenamente financiado con aportes de diversas fuentes, incluyendo los empleadores, los trabajadores y un fondo solidario al que aporta el Estado", señala Alejandro Micco. El asesor de Hacienda no se refiere a la posibilidad de alzas de impuestos a cambio de la mayor flexibilidad en el empleo que hace tiempo reclaman los empresarios. Tampoco el ministro Velasco ha zanjado esta discusión.

No obstante, el experto laboral Huberto Berg cree que no será necesario elevar la carga tributaria. "Si los empleadores financian de manera directa el seguro de desempleo, el costo para ellos debiera ser menor que el de seguir pagando indemnizaciones por años de servicio".

La capacitación, agrega Berg, se podría financiar ocupando íntegramente la franquicia Sence. Actualmente se usa sólo el 36%.

Bo Smith, subsecretario del Trabajo de Dinamarca: "El sistema puede funcionar en Chile"

- ¿Es aplicable el modelo danés en Chile?

"Vale la pena discutir hasta qué punto ustedes pueden obtener inspiración de nuestro modelo en el área laboral, pero estoy seguro de que puede funcionar. Chile es el primer país latinoamericano que se interesa por nuestro modelo, aunque hemos recibido visitas de varios países europeos, como Francia".

- ¿Funcionará a pesar de los conflictos entre sindicatos y empresas?

"Los sindicatos deben aprobar el sistema porque si ponen a un grupo de desempleados a capacitarse en compañías privadas, éstos tienen que aceptarlos y no verlos como competencia. Esto ha sido un aspecto clave de nuestro modelo: todas las reformas importantes en los últimos 15 años se han hecho en diálogo con las agrupaciones de trabajadores, que apoyan totalmente el sistema".

- Uno de los pilares del modelo es el mercado laboral activo, ¿en qué consiste?

"El mercado laboral activo es un importante elemento de nuestra reforma para el que hoy destinamos el 1,5% del PIB, más que cualquier otro país europeo. A través de esta política brindamos capacitación y educación a los desempleados para que mantengan su empleabilidad. Como el sistema es de derechos y obligaciones, a los trabajadores les exigimos que participen en estos programas y que busquen activamente empleo".

-También los capacitan para cambiarse de sector.

"Sí, porque los trabajadores saben que si pierden su puesto, encontrarán uno nuevo en otra industria. Hace poco tiempo, Lego trasladó sus oficinas hacia otras partes del mundo. En la mayoría de los países habría habido protestas, pero acá no porque los empleados sabían que iban a encontrar trabajo en otros sectores y recibirán la capacitación necesaria".

María Eugenia Tamblay y Carla Selman
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

MARIA -

SON UNA PORQUERIA DE PAGINA PORQUE : PORQUE NO PONEN LA IMFORMACION QUE UNO PIDE SI NO LA QUE A USTEDES DE LA GANA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres