Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Israel logra cultivar peces en el desierto

El pescador lanza su red en la laguna artificial formada por mangas plásticas que retienen el agua. Aguas geotermales sostienen una fértil empresa y, además, hacen florecer las tierras antes despreciadas del sur del país. Las últimas luces del día se reflejan en los dorsos de los róbalos que nadan en estanques alineados en una granja acuícola.

Su existencia en pleno desierto en un principio puede sonar como una anomalía pero, durante la última década en Israel, lo que fue una corazonada científica se ha transformado en un negocio bullente.

Los científicos comprobaron que el agua drenada desde los acuíferos subterráneos del desierto, a 900 metros de profundidad, podía emplearse para el desarrollo de peces de aguas cálidas. El agua geotermal, con menos de una décima parte de salinidad que la de mar, libre de contaminantes y con una temperatura promedio de 36,6 grados, probó ajustarse a las mil maravillas a sus exigencias.

Opción de subsistencia

"No fue sencillo convencer a la gente que cultivar peces en el desierto tenía sentido", dice Samuel Appelbaum, profesor y biólogo marino del Instituto para la investigación del Desierto Jacob Blaustein, en el campus Sede Boqer de la Universidad Ben Gurion del Negev.

"Es importante acabar con esa reputación de que ésta es una tierra árida, infértil y sin utilidad, dice Appelbaum, quien fue pionero en el concepto de acuicultura del desierto en Israel a fines de los ochenta.

"Deberíamos considerar esta tierra árida con presencia de aguas subterráneas como una gran oportunidad, especialmente para la producción de alimentos, debido al bajo nivel de calidad del terreno mismo y por significar una alternativa de subsistencia a sus habitantes".

El siguiente paso en este país, donde el agua escasea y es muy costosa, fue mostrar a los agricultores que podían usar la misma agua del cultivo de peces para irrigar posteriormente sus plantaciones. Los desechos orgánicos producidos por los peces cultivados hacen el agua especialmente útil ya que actúan como un fertilizante.

Los campos bañados por aguas salobres irrumpen como alfombras verdes en los desiertos israelíes de Negev y Arava, en el sur del país, contra un paisaje de dunas de arena y afloramientos rocosos. En el kibbutz Mashabei Sadeh, al sur de Beersheba, en el Negev, el agua reciclada de los estanques de los peces se emplea para irrigar hectáreas de olivos y jojobas. También a dátiles y alfalfa.

Esta cadena de múltiples usuarios para el agua es un modelo que potencialmente podría copiarse, especialmente en países áridos del tercer mundo, donde los agricultores se esfuerzan por producir sus cultivos. Las tierras áridas cubren cerca de 40% de nuestro planeta y quienes viven en ellas están normalmente entre los más pobres del mundo. Los científicos israelíes trabajan en compartir su tecnología con Tanzania, Australia y China, entre otros. Un método similar se practica en el desierto de Sonora, en Arizona, EE.UU.

Israel, ya es reconocido ampliamente por su éxito agrícola en el desierto gracias a innovadoras tecnologías como el riego por goteo. Sus tomates dulces, pimientos, espárragos y melones, se venden por toda Europa, en especial durante el invierno.

Error de Dios

"La mayor parte de este desarrollo aún responde a la creencia sionista de que el desierto fue una especie de error de Dios que tenemos que corregir y hacer florecer", dice Uriel Safriel, profesor de ecología de la Universidad de Jerusalén.

La historia de granjas de peces en áreas no desérticas en Israel, principalmente en Galilea, se remonta a fines de los años veinte, cuando todavía distaba de transformarse en un estado. En ese tiempo el país era extremadamente pobre y la carne se consideraba un lujo. Pero el pescado era una fuente alimenticia más económica, de modo que se abrieron varias granjas acuícolas en los kibbutzim.

"Los primeros acuicultores procedían del este europeo y como lo único que conocían era el pescado estofado, criaron carpas", cuenta. Luego se extendieron a otras variedades como la tilapia, el róbalo con franjas y el salmonete.

Durante la década pasada se instalaron unas 15 granjas acuícolas en el Negev y Arava, las que producen tanto peces comestibles como ornamentales.

La acuicultura se ha transformado en un lucrativo negocio mundial a medida que el público consume pescado en busca de mejorar su dieta y las pesquerías oceánicas están colapsadas.

En el kibbutz Mashabei Sadeh, Amit Ziv administra una granja donde crecen unos 15 mil peces. Cerca de 500 mil metros cúbicos de agua de las piletas se recicla para irrigación cada año.

Recuerda las historias de sus padres, quienes junto con otros fundadores del kibbutz en 1948 tenían que viajar muy lejos para llegar a los terrenos de la granja comunal. Por entonces ellos tenían que hacer sus cultivos mucho más cerca del centro de Israel porque se pensaba que sus tierras eran muy áridas para desarrollar la agricultura.

"Ahora", dice, mientras apunta hacia los cultivos que roban terreno al desierto, "los campos están aquí".

Dina Kraft
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

juan roma -

siendo enemigo ideologico del judaismo debo reconocer que determinacion por sobrevivir y saacr adelante a aquello que ustedes se empezinan en no llamr su raza, han hecho crrer que son los inventoires del riego por goteo es falso , solamente patentaron el riego por goteo. ustedes nunc a han inventado nada

Nike Shox Turbo -

For the water of life's fountain spring from a gloom bed

isamuel -

Ecxelente trabajo y muy valiosa su publicación; aunque lo del error de Dios lo veo mas como un chiste.
Hay necesidad de implementar las faldas y los vestidos con falda para los varones; pues el pantalón, con la costura central (llamada tiro), los bóxer ajustados, y la correa o cinturón, están deteriorando la salud y la calidad de vida de los hombres y sus familias; ninguna parte del cuerpo del hombre se magulla, ni se maltrata mas que los genitales. Esta es una de las razones para que estén de moda las enfermedades como: impotencia, esterilidad, problemas de la próstata, y cáncer del testículo. El pantalón como OVEROL para el hombre funciona solo para actividades muy especificas y por tiempos no muy prolongados. Por eso las faldas son imprescindibles en el vestuario masculino.
Posiblemente ustedes tengan ideas tan valiosas como las que están compartiendo para atender esta necesidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres