Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Wikipedia, el negocio del saber gratuito

6E%65%73%40%63%6C%61%72%69%6E%67%6C%6F%62%61%6C%2E%63%6F%6D%2E%61%72'; var desh = unescape(hexa); document.write('' + desh + '
'); Cuando en febrero de 2001 Wikipedia desembarcó en la Red, lo hizo con un objetivo bastante ambicioso: reunir todo el conocimiento del mundo, como lo supo hacer la Biblioteca de Alejandría. Para coseguirlo se necesitaría el aporte de cualquier usuario que se animara a compartir y escribir sus conocimientos. Todo gratis. Aunque aún está lejos de aquel primer ideal, lo cierto es que Wiki y sus antecesoras –sumadas a la información que flota por Internet- les solucionaron la vida a muchos y se la complicaron a otros. Las editoriales de las tradicionales enciclopedias de tomos pesadísimos vieron cómo su negocio decaía al ritmo que crecía la Red. Previsoras, se pusieron a trabajar para darle batalla a tanto dato gratis y accesible, aunque en algún caso dudoso.

Enciclopedias como la Británica y la Encarta, que cuentan con años de cyberexperiencia, tuvieron que cambiar su modelo de negocios para atraer más lectores. Del lado latino, editorial Planeta hizo lo suyo y después de 8 años de investigación y desarrollo acaba de sacar al mercado la Gran Enciclopedia Hispánica, que es la misma Gran Enciclopedia Planeta pero con más contenidos –como dice su nombre- hispanoamericanos.

¿Qué tiene de especial este enorme contenedor de saber? Además de venir en sus tradicionales 18 tomos de papel (más de 6500 páginas y más de 105.000 definiciones), su versión en DVD o en 10 CDs, la gran novedad es su diseño y el material multimedia que posee. Arturo Aguinaga, director general de Planeta Grandes Publicaciones explica: "Lo diferente de esta obra es que es un conjunto de soportes no sólo interrelacionados entre sí sino también interrelacionados por dentro. Es una herramienta que permite gestionar el conocimiento". Y pone como ejemplo que al buscar la palabra "incas" uno se topa con la clásica explicación histórica más 27 elementos multimedia (fotos, videos, gráficos, audios), 40 artículos relacionados, 21 temas de desarrollo en Edupedia (una sección de tareas para los estudiantes) y cinco links sobre el tema certificados por el equipo de investigación. Algo difícil de encontrar todo junto en Internet.

Con una estética muy Web, la Hispánica despliega 18.000 biografías, 10.700 fotos, una línea de tiempo con 5.500 hitos cronológicos comparables entre sí, más de 1500 tablas y dibujos, más de 650 audios (entre ellos, un discurso de Perón), 500 mapas, otros tantos cuadros sinópticos, 450 artículos temáticos (entradas extendidas parecidas a una monografía), más de 200 videos y animaciones en 3D (las de dinosaurios son im-pre-sio-nan-tes), 3.500 links certificados por su equipo editorial y 15.000 topónimos activos en su Atlas. Además, la exclusiva Datapedia: un modulo estadístico con 200 indicadores socioeconómicos de todos los países que permite hacer comparaciones. Clic mediante, cada una de las palabras de la enciclopedia es hipertexto, transformándola en una red de conocimiento.

Pero la apuesta a futuro de Aguinaga y su gente es el portal Hispanicasaber.com, donde cada semana se actualizan los contenidos de la enciclopedia y se ofrecen otros adicionales (crónicas, efemérides, citas y frases, consejos ecológicos, un trivia y cursos en línea de manejo de PC e Internet pensados para quienes no sepan), además de un completo servicio de consulta online que permite preguntar por temas puntuales cuando no se los halla en la enciclopedia. "Allí te responden dónde encontrar la información que buscas, no la información en sí. No queremos que los niños usen este servicio para que les hagan los trabajos", señala Aguinaga. Pensando también en los chicos, la Web tiene un módulo dedicado a las tareas escolares donde los alumnos "pueden encontrar contenidos agrupados por materias y por niveles educativos, y los profesores tienen la posibilidad de hallar sugerencias y actividades para llevar a cabo en clase", continúa.

Este proyecto comenzó hace 8 años, con una inversión de 18 millones de euros y el trabajo de mil personas. Entre los colaboradores hay expertos muy especiales: 70 prestigiosas personalidades como Mijail Gorbachov (ex presidente de la URSS), Federico Mayor Zaragoza (ex director general de la Unesco), César Gaviria (ex presidente de Colombia), Juan Antonio Samaranch (presidente de honor del Comité Olímpico Internacional o COI) y el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel y su reconocido compatriota, el arquitecto César Pelli. Cada uno escribió al menos una entrada enciclopédica. Así, cuando uno lee qué es la Unesco está leyendo palabras del mismísimo Zaragoza. Además de colaboradores, Argentina aportó el asesoramiento de la Universidad de Buenos Aires, que forma parte del consejo académico de la enciclopedia junto con la Sorbona de París, la Complutense de Madrid, la Autónoma de México, la Católica de Chile, la Federal de Río Grande de Brasil, la de Cambridge, el Instituto Cervantes y el Centro de Estudios Bartolomé de Las Casas de Lima.

De la vereda de enfrente, Encarta 2007 mira de costado. En pocos meses (agosto-septiembre) será reemplazada por la versión 2008, la última que Microsoft promete sacar en soporte físico. Tomás Oulton, gerente de la División de Entretenimiento y Dispositivos de Microsoft Cono Sur explica: "La enciclopedia de papel duraba 100 años; las digitales, 10 y a partir de 2009, Encarta irá sólo online" y en eso tienen puesta toda su artillería. Es que "en el mundo las conexiones de banda ancha están cada vez más masificadas". Para ese entonces, Encarta seguirá teniendo un nivel gratuito y otro pago y continuará desarrollando el sistema de consulta con robots a través del Messenger. "La Encarta pasará a ser parte de un proyecto educativo aún mayor (y secreto) relacionado con la enseñanza a distancia y otros modelos de negocios relacionados quizás con el pago a través de publicidad", anticipa Oulton. "En medio tendremos la versión 2008 para la gente que todavía no tiene Internet", continúa. Con la enciclopedia en la Web, Microsoft también le dará pelea a la piratería haciendo más difícil –sino imposible- copiar todos sus contenidos.

Mientras, la enciclopedia Británica, que en 2008 cumple 240 años, seguirá apostando al CD y a Internet. Con más de 100.000 entradas, un Atlas, y "miles de imágenes y videos", además de 106.000 links a revistas, diarios y webs, y un potentísimo motor de búsqueda que permite acceder con facilidad al contenido multimedia, al Atlas, a diccionarios y cronologías; es uno de los referentes en el mundo de las nuevas enciclopedias. Tras varios traspiés de Wikipedia que incluyeron errores históricos y bromas de mal gusto, las enciclopedias tradicionales buscan resaltar el valor de sus conocimientos garantizados (aunque a la Británica le hayan detectado errores). Entre los productos pagos, los latinos encontrarán la mayor ventaja en la Hispánica, la única en el mercado con un 33 por ciento de contenidos hispanoamericanos, incluyendo giros idiomáticos, palabras propias de cada país y un apartado de lenguas amerindias, además de figuritas difíciles de hallar en otras enciclopedias como el mate, el gaucho o Mafalda.

Por María Arce. Clarin.com
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres