Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Robots en casa: la familia crece

En pocos años casi todos los hogares tendrán robots. Para ayudar en las tareas o como mascota.

Los imparables avances de la electrónica y el software hicieron realidad lo que antes podía resultar un capricho de la ciencia ficción: robots de todo tipo conviviendo con los humanos y ayudando con las tareas del hogar. A partir de 2007 estarán en servicio más de 4 millones de robots domésticos. Los precios son cada día más accesibles y hay cada vez más empresas interesadas en su fabricación.

A los robots con forma humana se los conoce como androides. Honda, por ejemplo, lo tiene a Asimo, un ayudante capaz de transportar bandejas y hablar en varios idiomas. Fujitsu a Enon, que puede llevar objetos, guiar a las personas y ocuparse de la seguridad; y Sony, a Qrio, que baila y canta. También está el robot trompetista de Toyota. O Nuvo, de ZMP, que transmite a un celular lo que ven sus ojos. Wakamaru, de Mitsubishi, toma notas y recibe noticias de Internet.

Y hay más proyectos, como la androide británica Valerie, que puede disponer la mesa, pintar y barrer. La casi humana Repliee Q1, japonesa, que responde al tacto gracias a sensores bajo su piel sintética; y EveR-1, una androide coreana que recuerda a los personajes de Blade Runner, capaz de conversar y expresar en su cara diversas emociones.

Robopets. Los chicos también van a disfrutar de toda clase de animalitos robóticos. El más famoso es el Aibo, de Sony, pero el perrito I-Cybie no se queda atrás: reconoce voces, habla, da vueltas, baila y levanta la cabeza. O RoboPuppy, una especie de dálmata mecánico que hasta se para en dos patas al recibir a su dueño. También está el Ibotz Antoid, un insecto que evita los obstáculos gracias a sus ojos de infrarrojos.

Pero la última moda son los robots de pelo. Uno de los más destacados es Necoro (del japonés neko=gato). Este precioso minino cibernético tiene una piel sintética bastante real. Mueve las orejas, se despereza y reacciona a las caricias. Otro es Paro, una foquita bebé, que acompaña a las personas mayores.

Pero no todos tienen forma humana o animal. Trilobite es una aspiradora robot de Electrolux, autónoma e inteligente. O el pequeño Roborior, parecido a una medusa: funciona como perro guardián y transmite por Internet todo lo que ve. Y hay robots que limpian ventanas, cortan el césped o limpian cañerías.

Marcelo Torres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres