Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

Una mirada desde el interior a los cambios que se viven en Unilever

Sobredo decidió dejar Unilever y quedarse a vivir en Chile. En marzo-abril empezará a ver qué hacer. El saliente presidente para América Latina de esta multinacional, Alberto Sobredo, explica lo que significa que las operaciones en Chile ahora sean parte del cluster Cono Sur y de allí reporten a New Jersey.

La reestructuración de Unilever que implica el fin de Chile como sede para América Latina, ya que ahora toda la región pasará a reportar a New Jersey -que es la sede de Las Américas-, no sólo trajo como resultado la decisión de Alberto Sobredo, quien se desempeñaba como presidente regional, de dejar la compañía. También se vienen otros cambios, algunos de los cuales este ejecutivo argentino no comparte.

El 29 de diciembre, en su último día a cargo de la sede regional de la compañía, Sobredo -que decidió quedarse en Chile, donde ha comprado su primera casa propia en 22 años de casado- analizó en detalle los cambios que se vienen para Unilever. Y aunque dejó su cargo el viernes pasado, durante enero todavía seguirá vinculado a Unilever, ya que el 11 de enero entrega los resultados oficiales, luego se dedicará a trabajar en todas las evaluaciones, temas de personal para dejar todo ordenado y la semana del 21 partirá de vacaciones.

-¿Cuáles han sido los principales cambios en Unilever luego del anuncio de la reestructuración de América Latina?

"El primer cambio fue el anuncio de la organización nueva de Unilever. En ese anuncio se informa que Chile deja de reportar directamente y se integra a River Plate, que es Argentina, Paraguay y Uruguay y se forma así Cono Sur. Y Cono Sur reporta a New Jersey. El gerente de Cono Sur es el gerente general de River Plate, un argentino que se llama Miguel Kozuszok. Entonces Chile pasa a formar parte de un cluster, ya no es un país independiente. Lo mismo ocurre con Andina y Centroamérica, que eran dos cluster separados, que se integran en uno solo: Ancam. Y Caribe pasa a reportar directamente a los Estados Unidos. Brasil y México reportan directamente a New Jersey".

"Esto se informó el 4 de diciembre. El sábado 16 de diciembre recibo un llamado en casa de John Rice, que era mi jefe y es quien hizo toda la reestructuración para que todo reporte a Estados Unidos y me pregunta si viajo a la despedida con mi mujer el lunes (a la despedida que le organizaron en Estados Unidos) y me dice: 'De paso te quiero contar que me voy de la compañía'. Yo le respondí: '¿Cómo John? anunciaste hace dos semanas la nueva organización', y él me respondió: 'Sí, sí, pero me retiro el 31 de marzo'...Shock, porque se crea un agujero allá arriba de quién va a manejar Las Américas y al salir él ahora la va a manejar un norteamericano, Michael Polk, que tiene 3 años en la compañía y que no ha trabajado en Latinoamérica".

-¿Qué tanto puede perjudicar eso a Latinoamérica?

"Es difícil decirlo, pero estamos tomando un riesgo. Creo que la ventaja que tiene Unilever es que tiene operadores experimentados en América Latina. La desventaja es que esos operadores están fragmentados dentro de Las Américas. Hasta ahora Latinoamérica estaba representado como bloque. Al estar representado como cluster el tamaño pasa a jugar un valor más importante en el término de las prioridades. Entonces el riesgo que yo veo es que el tamaño pueda influir decisiones que eventualmente afecten a los mercados que no sean Brasil y México".

-¿Teme que Latinoamérica pierda importancia como región para la compañía?

"La importancia va a ser la misma, lo que me preocupa es que haya 'management' nuevo en los Estados Unidos tomando la responsabilidad de Norteamérica y la de Latinoamérica, en un momento donde Latinoamérica está pasando por un cambio muy grande. O sea, ése es el riesgo que se toma, obviamente es un riesgo muy calculado, pero de alguna manera ha ocurrido una serie de cambios demasiado rápidos. Idealmente éstos deberían haberse producido con más tiempo, si es que realmente eran necesarios".

-¿Y usted considera que esos cambios eran necesarios?

"Si me haces esa pregunta en enero yo te digo que personalmente no hubiera fragmentado América Latina. Pero esto ya es parte de la historia y la decisión de la compañía fue hacerlo así para manejarse con menos niveles de gerencia".

"La zona va a existir de todas maneras en función de la existencia de managers en los cluster y en los países de Brasil y México, pero la ventaja de manejar Latinoamérica como un todo es que era mucho más fácil explicar las cosas comunes y poner una agenda de cambio coordinada entre los latinoamericanos. En este caso va a ser un poco más de agendas de distintos clusters. Creo que lo complica un poco más. Confío plenamente en los managers que hay en Latinoamérica, pero como estructura no es la que me deja más tranquilo".

-América Latina representa hoy un 15% de las ventas de Unilever, ¿este cambio en la estructura podría impactar en que se estanque en ese nivel?

"Creo que va a depender mucho de como se maneje Las Américas. Porque tenemos dos escenarios claramente diferentes, en los EE.UU. hay un 'trade' (comercio) muy desarrollado, puro autoservicio y supermercado, donde Wal Mart representa un potencial muy grande en las ventas y donde éstas son planificadas y acordadas a lo largo del año, con lo cual hay bastante certidumbre respecto de cuál es el crecimiento y demás".

"Latinoamérica es un mercado muy variado, muchos pedacitos en términos de estructura comercial, enormes diferencias en cuanto a consumidores y al mismo tiempo necesidades muy específicas en cuanto al negocio. La gran diferencia es que en el norte todo es muy homogéneo y tenemos un ingreso per cápita de casi US$ 50 mil. En Latinoamérica estamos muy lejos de eso, tenemos un 'trade' muy diverso y consumidores con necesidades absolutamente diferentes en Chile, que las que puede tener uno en México y necesidades al mismo tiempo de manejo de negocios completamente diferentes dentro de los cluster. O sea, Argentina está pasando por una situación de un consumo exacerbado por la situación económica. Chile tiene una situación donde hay un 'trade' concentrado y donde existe una tremenda competencia entre los 'players'".

"Entonces hay escenarios muy distintos y es importante tener el suficiente foco en cada uno de esos países de gente con experiencia, que sepa entender dónde hay cosas en común y donde hay diferencias, para focalizarse en eso. Si se pierde la claridad de eso hay un riesgo. El primer riesgo es norte-sur y el segundo riesgo es dentro de los clusters entender las peculiaridades de cada mercado".

"Renato Cantarelli se retira también (el chairman de Unilever Chile), a partir del 31 de enero y lo reemplazará el actual gerente de ventas de Foods en Argentina, un chileno que se llama Ignacio Hojas. Es un hombre muy capaz, yo he trabajado con él mucho tiempo y tengo mucha confianza en él".

-Usted plantea esta incertidumbre por el cambio de la estructura para la región...

"Las preguntas que me llegan de los colegas en toda la región son '¿por qué tanto cambio?', '¿por qué no nos esperamos un poco más?', '¿por qué tomar tanto riesgo?'. Me toca defender esa decisión porque es la decisión de la empresa, pero al mismo tiempo tengo mis propias dudas al respecto. Quizás yo lo hubiera hecho diferente, pero estamos discutiendo cosas que son hechos consumados. Lo desafortunado fue el tema de imprevistos como la salida de Rice, eso era absolutamente imprevisto...Eso es muy shockeante para cualquier organización".

El futuro

Uno de los temas que en el último tiempo preocupó a Alberto Sobredo era el futuro de los empleados de la oficina regional en Chile, pero ahora el ejecutivo se ve más relajado al respecto: "La gente que jubila o sale de la compañía son 6. Hay 31 personas que ya están ubicadas en Unilever en distintas partes y quedan 2 personas que van a quedar en Unilever, pero todavía no tengo claro en qué posición. Esto es lo que me da una tranquilidad enorme, porque toda esta gente supo lo que pasaba con buena anticipación, hemos hablado persona por persona y siento que ya está bien claro el panorama".

Y ¿su futuro? Cuenta que en marzo-abril empezará a ver qué hacer: "Estuve hablando con algunos colegas y amigos y voy a ver qué proyectos interesantes hay, me gustaría estar en proyectos que me den satisfacción, no ocupar mi tiempo porque sí, pero definitivamente necesito tener una actividad intelectual, porque no puedo estar quieto y creo que puedo colaborar con la experiencia profesional en directorios de empresas, creo que puedo hacer asesorías en áreas, sobre todo cosas que tengan que ver con regionalización, estrategia, manejo de categorías, expansión o eventualmente tomar algún proyecto que me resulte interesante".

"CONFÍO plenamente en los managers que hay en Latinoamérica, pero como estructura no es la que me deja más tranquilo".

Daniella Zunino
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres