Blogia
CAPACITACION EN COSTOS Y GESTION

El Head-hunting de los pobres

La agencia opera con redes en barrios y campamentos donde personas de la comunidad recomiendan candidatos idóneos. La idea, todavía incipiente en el país, puede generar inversión de más de $330 millones de los sectores públicos, privados e, incluso, de empresas extranjeras.

Las compañías saben de la importancia que tiene el personal operativo para el éxito de su negocio, pero sufren para encontrar funcionarios idóneos y con un alto nivel de compromiso para puestos medios o bajos. Eso, porque no faltan firmas especializadas en colocar ejecutivos de primera línea, pero son escasas las opciones enfocadas a proveer trabajadores de menor calificación.

Ello explica el alto nivel de rotación en Chile: el 70% de los nuevos contratos de trabajo son a plazo fijo, y la mitad de ellos dura menos de 6 meses. Del 30% a plazo indefinido, más del 50% permanece menos de un año, según datos de la Administradora de Fondos de Cesantía de Chile.

¿Mina de oro?

En Chile casi medio millón de personas están desocupadas y, entre los que trabajan, cerca de 25% gana menos de $200 mil al mes, según INE y la encuesta Casen, respectivamente.

Pensando en esa demanda no atendida, Marcos Singer, profesor de la Escuela de Administración de la PUC y consultor de empresas, creó -junto con la misma escuela- ActivoHumano, una Agencia Privada de Intermediación Laboral (APIL), que opera desde el año pasado y coloca desempleados de cargos operativos pero con alto nivel de compromiso en puestos permanentes.

Jóvenes profesionales con experiencia en Un Techo para Chile, el Hogar de Cristo y Servicio País realizan la búsqueda y la agencia ya cuenta en su cartera de clientes a Embotelladora Andina, Ballerina, Muebles Época y varias pymes.

Para la captación, operan con redes en barrios y campamentos donde personas relevantes de la comunidad (profesores, dirigentes de juntas de vecino, entrenadores deportivos) recomiendan candidatos confiables. La empresa de head-hunting cobra sus honorarios al tercer mes, es decir, sólo si la persona funciona. Para ello, monitorea a sus seleccionados de manera de detectar problemas y solucionarlos antes de que se traduzcan en una renuncia o en un despido.

"Estamos creando nuevos productos de reclutamiento, como diseño de perfiles de cargos, asesorías en RR.HH. y capacitaciones", explica Maximiliano Díaz, ejecutivo que se independizó y tiene una franquicia de ActivoHumano.

El negocio en sí mismo es rentable, pero "requiere crecer", señala Singer. Y los extranjeros ya saben de eso. La próxima semana, Chris Hodson, gerente de desarrollo de la compañía inglesa WorkingLinks, dedicada a la intermediación laboral, llegará a Chile para definir su estrategia de inversión en proyectos de head-hunting operativo locales (ver recuadro).

Pero el interés por este mercado no es solamente del sector privado. El Ministerio del Trabajo estudia crear un sistema de intermediación público-privado para la colocación de profesionales de nivel operacional. El organismo podría invertir cerca de $200 millones en el proyecto piloto, según fuentes de Gobierno.

El proyecto, denominado "¡A Trabajar!", deberá generar una industria de headhunters de los pobres tan competitiva como la de los ejecutivos, opina Singer.

La idea es llamar empresas con experiencia en head- hunting a una licitación y darles de 3 a 4 meses para colocar entre 800 y 900 personas de comunas pobres. (ver recuadro).

Si éste es un negocio que se puede sostener, ¿cuál es la importancia de que el Gobierno se involucre en el proyecto? "Muchas industrias que hoy en día operan rentablemente, fueron en un principio promovidas por el Estado, como las Isapres y las carreteras privadas", dice Singer.

El plan piloto del Gobierno

Acortar el lapso de tiempo entre la salida y el retorno de los desempleados al mercado laboral es una de las principales metas de Zarko Luksic, Subsecretario del Trabajo.

Para ello, apuesta a la reintroducción rápida y eficiente de los cesantes al mercado.

La novedad es que ahora el Ministerio está "abierto a incluir entidades privadas en el programa", señala Luksic.

- ¿De qué se trata el proyecto?

Estamos tratando de elaborar un plan piloto. La idea es llamar empresas con experiencia en head-hunting a una licitación. Si la ganan, tienen de tres a cuatro meses para colocar entre 800 y 900 personas de comunas pobres en el mercado de trabajo.

No tenemos claro todavía si el gobierno va entregar un subsidio a estas empresas, pero pensamos en pagar un incentivo por cada trabajador empleado.

- ¿Cómo se evaluará su efectividad?

Si llegamos a la meta, vamos a ver la posibilidad de ampliar el proyecto. Si no, no seguimos.

La experiencia inglesa

El 17 de enero próximo llegará a nuestro país el gerente de desarrollo de la empresa inglesa WorkingLinks, Chris Hodson, con la misión de invertir cerca de $130 millones en proyectos locales de head-hunting para cargos como guardias, porteros, limpiadores y peonetas, por ejemplo.

La compañía mueve US$100 millones al año y recoloca más de mil personas cesantes al mes en el mercado laboral. De ellos, 70% sigue trabajando después de un año.

-¿Cuál es el interés de invertir en Chile?

Chile ofrece la oportunidad de participar en una economía emergente. Creemos que es el país líder en la región para la innovación en servicios públicos y que el gobierno está abierto a la posibilidad de trabajar con compañías como la nuestra para solucionar problemas sociales.

-¿Qué plan de negocio piensa desarrollar en el país?

Trabajaremos con socios locales para apoyar el desarrollo de empresas chilenas de head-hunting parecidas a nosotros. Tenemos un plan de negocio de diez años e invertiremos $130 millones inicialmente. También contribuiremos con los recursos y la experiencia de nuestro equipo de Reino Unido.

Beatriz Veloso Hirata
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres